escribiendosinbrujula.blogspot.com.es

Mi foto

Intensa y Fervientemente apasionada,  enamorada de la vida.
Vivo por la vida, porqué la vida me da vida, y vida necesito para vivir mi sueños.




AGADECIMIENTO

ESTAS EN TU CASA
Gracias por tu visita,espero estar a la altura, y conseguir
deleitarte con este mi blog.un sincero y cariñoso saludo vuelve cuando quieras

Translate

viernes, 3 de junio de 2016

REGALEMOS MARGARITAS








                                                REGALEMOS MARGARITAS



          No regales espinas, regala inocencia.
          No regales orgullo, regala humildad.

          La Rosa, flor entre las flores, tantos colores.

         La Rosa, icono entre sus congéneres,
         quizá, pienso yo, flor orgullosa
         se siente poderosa,
         con sus espinas y su presencia.
         Todos la aman, admiran idolatran,
         con las que se pide, perdón
         con las que se declara amor.
         Rosas de todos los colores,
         como las rojas,
         rosa de pasión   
         como el caballero, -¿recordáis?-, 
         el de la leyenda,
         ese que venció al dragón, y de su sangre
         brotaron rosas,
         una corto el caballero y a la princesa entrego.
         No regaléis rosas,
         sin duda mejor margaritas,
         más sencillas más humildes, 
         sin espinas, 
         más bonitas y amorosas,
         menos altivas, más entrañables, más mimosas.
        Pero,¿ por qué juzgar la rosa por sus espinas?
        sus motivos tendrá, 
        seguro que sí,
        quizá sea por defenderse
        nada más, 
        respetable esta opción.
        y, me pregunto,
        ¿defenderse? 
        ¿ este mundo es tan traidor?
        o cree que todos son de su condición?
         mal asunto, mala razón,
       A pesar de esto, seguro,
       no regaléis rosas
       siempre margaritas,
       puede que sus espinas,
      no sean vanidad, 
      tan solo sea su defensa,
      es lícito, claro que sí,
      Pero es triste, me da en pensar
      quizá, si la rosa fuera mas humilde
      ya sabes,
      ese valor, opuesto a la soberbia,
      no tendría necesidad de sus espinas.


                                           


                                          Hagamos un mundo 

                                          saturado
                                          saturado de margaritas.